Crónicas y Narraciones de Jaime San Martín

lunes, octubre 02, 2006

Stand up comedy chilensis

El stand up comedy es la modalidad de actuación humorística mediante la cual una persona se enfrenta a un micrófono y a una audiencia, generalmente de un pub. Este tipo de comedia ha comenzado a entrar fuerte en nuestro país desde hace algunos meses, principalmente gracias al taller que imparte José Miguel Villouta, ex rostro de Vía X, columnista de La Nación Domingo y locutor del programa Buffet de FM Tiempo.

El sábado pasado tuve la oportunidad de presenciar las rutinas de cinco jóvenes en un bar de tango de Providencia, el Cachafaz. Doscientas personas repletaban el local, el cual también se ha atiborrado para las tres presentaciones anteriores del grupo. Los primeros en subir al proscenio fueron dos hombres, un filósofo con bigotito a lo Felipe Avello (quien de hecho estaba en el público) y un publicista (el Tom Green chileno, según el ex opinólogo penquista). Se mostraron bastante nerviosos y poco dúctiles al momento de saltar de un tema a otro. El público, respetuoso, rió forzadamente con las anécdotas de los novatos. Carne a los leones para entibiar al respetable.

Las rutinas que verdaderamente me llamaron la atención fueron las tres últimas. Seguro que tenían guardado lo mejor para el cierre. Los que se robaron las carcajadas y aplausos fueron el propio Villouta, un homosexual que no sabe hablar de otra cosa que no sea su homosexualidad, Nauti, “la única mujer con vagina del grupo” (según presentó el anfitrión) y el dueño del local, un argentino llamado Jorge y apodado “El Potro”. Según el propio José Miguel, su speech tiene la gracia de poder revelar secretos que no puede exponer en los medios. Es monotemático, pero tiene la gracia de tocar con sutileza y simpatía temas como el sexo anal o los prejuicios en contra de los gays.

Ante la llamada de Villouta para que Nauti subiera al escenario, sentí una mezcla entre pena y curiosidad al ver a esta pequeña joven de caderas anchas y rostro inocente (por no decir pavo) acercarse cabizbaja al micrófono. Ella había estado sentada al lado mío toda la noche, junto a un grupo de igualmente pernas amigas. Diez minutos después, mi impresión inicial pasó a ser un prejuicio equívoco y mi curiosidad se transformó en impacto y reverencia. Nauti se ganó al público con una rutina poco vacilante de principio a fin, desarrollada sin la ayuda de torpedos. Confesando ser una abstemia-no-fumadora, le demostró a la gente cosas con las que todos estaban de acuerdo, como la ambigüedad sexual de Barbie y su “amigui” Ken o el hecho de que “Dios es un hipócrita que nos obliga a comportarnos como pernos, con el incentivo de poder vivir toda la eternidad en un lugar lleno de gente igual de perna”.

Los chilenos somos normalmente introvertidos cuando estamos en sociedad. Esto, según Andrea Rhim y Paula Riquelme, de la Escuela de Psicología de la Universidad Católica, se debe a que no sabemos cómo reaccionarán los demás ante la información que les queremos compartir. Es por eso que en un ambiente controlado como el que se da en el stand up comedy, las personas se abren mucho más y comparten datos que normalmente mantendrían en su fuero interno. “En el peor de los casos, la gente reirá obligada o permanecerá en silencio (como fue el caso del filósofo y el publicista), pero al menos tienen la seguridad de que el momento lo manejan ellos (los humoristas) y que la gente que está ahí fue especialmente a escucharlos, nadie los obligó”, sentenció Rhim respecto al espíritu que lleva a estos comediantes a sincerarse frente a un grupo de desconocidos.

Los integrantes del taller de stand up se muestran sorprendidos con la respuesta de los chilenos ante su espectáculo. “Al principio nadie nos pescaba y teníamos que pedir por favor que nos dejaran practicar nuestras performances en fiestas y eventos. Ahora viene tanta gente al Cachafaz que vamos a tener que empezar a cobrar”, comentó José Miguel Villouta, quien es el encargado de producir a los futuros Seinfeld chilenos. Tan grande ha sido el interés por aprender este tipo de expresión artística que ya se anuncia un segundo taller para dos semanas más y otro exclusivo para comediantes angloparlantes. “Nuestro sueño es poder ir a presentarnos a un club de stand up de Nueva York. El curso es gratis, pero cada uno tendrá que pagarse el viaje”, añadió Villouta.

Tan fuerte ha pegado el stand up que Segio Lagos entretiene al público de Locos por el Baile con una rutina de este tipo y Coco Legrand ya le dijo a Villouta que él y su hijo están interesados en sumarse al taller. Sin embargo, más interesante aún que ver a chilenos destaparse frente al micrófono es presenciar la rutina del argentino Jorge, alias “El Potro”. El, canchero, reconoce su herencia egocéntrica y prepotente. “Nosotros no le hacemos la guerra a países chicos como Perú o Bolivia, nosotros vamos y nos jodemos a los ingleses”, manifiesta el engominado y atlético trasandino. La gracia de su show es que realiza, en su condición de extranjero avecindado en Chile, una excelente descripción de los vicios y virtudes criollas. El público asiente constantemente ante las afirmaciones del Potro, lanzándole de vez en cuando algún epíteto para demostrar aprobación. Jorge, rápido y simpático, interactúa y responde siempre con viveza, de manera de quedar él como el chistosito del asunto.

Una vez terminado el show, Natalia Bogolasky, productora de Buffet, grabó con su minidisc las impresiones de los concurrentes. Hoy tuve la posibilidad de escuchar el programa. Villouta está en el locutorio con los miembros del taller. Juntos revisan el registro. Se sienten orgullosos, seguro, pero no lo demuestran demasiado. Es que ellos se abren mejor durante la rutina en vivo, no por la radio.

3 Comments:

  • Fe de erratas: no eran 200 personas, eran como 60 más o menos. El punto es que siempre se llena, se junten dónde se junten.

    By Blogger Jaime San Martín, at 4:20 p. m.  

  • Excelente articulo, amigo mio.
    El stand-up es un genero tremendamente rico en los lugares donde esta bien desarrollado (a.k.a Estados Unidos), y ha sido la escuela de muchos comediantes que, hoy en dia, son famosos.

    Sin ir mas lejos, Adam Sandler, Chris Rock, el mitico Jerry Seinfeld, Martin Lawrence (vean la rutina de Stand-up suya que transmiten ocasionalmente en Cinecanal, simplemente notable), incluso Tina Fey y (esta les apuesto que no la conocen) Mary-Lynn Rajskub, todos partieron haciendo stand-up del mismo modo que estos incipientes comediantes locales. Como dije, es una tremenda escuela, de donde se cosechan excelentes comediantes.

    Es un agrado ver que el Stand-up finalmente empieza a surgir en Chile. Es un genero que me gusta mucho ver, con mayor razon si es en vivo. Espero que este sea el comienzo del fin de los karaokes en los pubs.

    Ah, y para los que quedaron con la duda, Mary-Lynn Rajskub es una comediante gringa que generalmente hace papeles muy chicos de minas medio nerd (es, por ejemplo, miembro de la secta que se viste con plastico de embalaje en "Dude, where's my car?") y es mas conocida por su papel en la (muy recomendada) seria de Fox "24"

    By Anonymous Javier Larroulet, at 9:17 p. m.  

  • By Blogger Fh, at 7:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home