Crónicas y Narraciones de Jaime San Martín

martes, octubre 07, 2008

I sentence you to life imprisonment.

Hoy me tocó ir a cubrir tribunales. Primera vez que iba a la corte acá en Australia. Estaba bastante "cachúo" en cuanto a ver cómo operaba el Common Law, el sistema anglosajón, ese que se ve en las películas. Al finalizar el dia quedeécon la impresión de que "en todos lados se cuecen habas" y que "la ropa sucia que se lava en casa" es muy parecida en todos lados, ya sea en Chile, Australia o la Cochinchina.

Me tocó presenciar un par de resoluciones de apelaciones "express". En ambos casos los condenados se salieron con las suyas: uno que tenía una industria de droga en su propia casa, el otro condenado por violaciones reiteradas a una pareja de gemelas de 6 años de edad. Ninguno de los recurrentes estaba presente eso sí, si no seguro que soñaba hoy con ellos.

De ahí me fui a presenciar un litigio acerca de un caso de manutención entre dos ex conyuges. La mujer, la actora de la accion, temblaba y lloraba mientras su abogado leía los requerimientos. El hombre, impertérrito tras su abogado, tomando notas seriamente, meticuloso y frío a más no poder. Me ponía a pensar cómo alguna vez ellos fueron novios, se casaron, tuvieron un matrimonio con discursos (como les gusta acá en Australia), formaron una familia y establecieron un hogar en una casa (que finalmente ella pretendía obtener con este juicio). Muy triste la verdad, pero divertido al mismo tiempo ya que los abogados eran bastante ineptos y se llevaron sendas reprimendas de la Honorable que conducía el procedimiento.

De ahí a la casa a escribir mi reporte del día. Mientras buscaba los datos de las sentencias, me encontré en el sitio web de la corte una sección muy particular. Se trata de un archivo con selecciones de registros con los argumentos y deliberaciones de los magistrados en torno a ciertos casos de cierta relevancia social. En el Common Law, a diferencia del sistema chileno, la jurisprudencia tiene una relevancia vital, tanto la de casuística como la de textos y anotaciones marginales.

El texto que rescaté para esta ocasión está basado en los comentarios anexos que hizo el juez de un caso de asesinato a sangre fría, cometido por un hombre en contra de su ex mujer. Para mí, fue un poco como volver al colegio a leer ¨Crónica de una muerte anunciada". En el registro, la jueza enfrenta al acusado al momento de la sentencia y comienza por recordarle el devenir del proceso, el cual se prolongó por diez días e incluyo reiterados rechazos a peticiones y excusas entregadas por el acusado.

En un momento, la jueza abandona la aproximacion relatora de los eventos para hablarle directamente al acusado y enrostrarle su excesivo individualismo y descontrolado ego. Jamás pensé que en una sentencia judicial un magistrado pudiera llegar a concordar con una sentencia del jurado a traves de tamaño discurso moral. En algunos momentos siento que es como una mamá reprochando a su hijo de 8 años. En otros, siento que es un sacerdote en el púlpito enrostrando pecados ajenos.

Las exhortaciónes al acusado a recapitular y relexionar en torno a lo hecho son reiteradas. Le enrostra el hecho de haber tenido una amante en Fiji por años y lo caradura que resulaba el hecho de que él hubiera cometido el atroz crimen por celos, ya que su ex mujer se había hartado de sus reiterados escapes y había iniciado una nueva vida. Más aún, cita las palabras de su hija como testigo del caso, quien señaló que con el asesinato "había perdido a sus dos padres".

Como periodista, creo que es muy útil poder acceder al raciocinio y deliberación de un caso. Me parece una tremenda señal de transparencia por parte del poder judicial acá en Australia. Siento además que es una muy buena fuente para reportajes o novelas.
Seguro que Capote y García Márquez frecuentaban bastante los tribunales para obtener inspiración.

Para concluir, la sensación con la que me quedé al abandonar el edificio de la Suprema Corte de Queensland es una muy triste y de vacío. La justicia existe para resolver problemas, muchas veces muy dolorosos, y supone un costo gigante para la sociedad. Como decía un profesor mío de Derecho, la abogacía es una de las profesiones que genera mas costos a la sociedad en relación a su aporte "constructivo". Estoy seguro que habrán nuevas generaciones de leguleyos que se encargarán de reverir este hecho, en especial en áreas como el Derecho Medioambiental y el Derecho de Familia.

1 Comments:

  • No te desanimes.Lo peor se lleva a Tribunales.Las partes(personas?)sacan sus garras para a veces justificar lo injustificable.Y eso pasa en todo Tribunal de cualquier parte del mundo.
    Bien dices pueden dar ideas para desarrollar tu veta de Escritor que siempre soñaste.
    Puedes tener otros parametros de la sociedad con cosas mas nobles.Como son los niños,ancianos,los pobres,campesinos,caridad de la juventud,etc. Es mucho mas estimulador,y asi poder creer todavia en el ser humano.
    Muy buena tu crónica.
    Felicitaciones.Te falta difundir tu blog,asi tendrás lectores.
    El Viejo

    By Anonymous Anónimo, at 2:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home